jueves, 30 de mayo de 2013

¡ SOY PÁJARO !


Con los ojos inyectados en sangre, me hallo posado sobre la reluciente taza mayólica, sudando, apretando con rudeza el punto canicular de mi andorga.
Con una maniobra de naturaleza animal, y precedida de desgarradores gritos,  consigo expulsar un mojón de sansónicas dimensiones.
Me aseo pulcramente el tercer ojo con un pañuelo balsámico. Tengo una extraña sensación, percepción lóbrega, una intuición tal vez.
Me acerco al retrete para escrutar la aleación ambarina de mi orín, girando en ponzoñosos remolinos de espuma, sobre los que surcan pelos ondulados que serpentean antes de ser engullidos por el desagüe.
Observo el recorrido gelatinoso del fruto podrido de mis vísceras, resbalando con denuedo a través de la taza. El rastro tiene una inquietante tonalidad azulenca.
Algo no marcha bien.
Reúno testiculina, penetro mi brazo derecho por el excusado y recojo un generoso trozo de materia fecal, todavía caliente, para su estudio.
El sedimento excrementicio emana un aguzado hedor a ázoe. De él, se desprenden como las hojas secas arbolinas en otoño, pequeñas plumas grisáceas, plomizas, cenizosas.
No hay duda. Estoy sufriendo alguna especie de metamorfosis genética.
Un nudo recorre mi garganta, haciendo erizar mi vello púbico.
Me miro al espejo, y aprecio un amorfo cuerpo sustentado en un pierna, mientras la otra extremidad es retraída a la altura del vientre, en una acrobática postura grotesca.  
Observo, titubeante, como mi cuello se estira y  mi cabeza ladea, con raudos movimientos, tal gucamayo tropical. 
Los ojos, oscuros y sombríos, son mayúsculos en proporción al diminuto tamaño de la cabeza, y se encuentran sepultados en las cuencas. Irrumpe bajo una prominente y agrietada frente, una nariz aguileña, ganchuda, un poderoso apéndice cartilaginoso, corvo y arqueado.
Mi garganta, tierna como carne de seno materno y de forma lanceolada, es erizada, dándole un aspecto hirsuto.
Un felino y reflejo movimiento me lanza al suelo. De forma maquinal, picoteo las baldosas del baño. Es un cacahuete.
Mi miro de nuevo en el espejo quebrado y mugriento, petrificado, sin parpadear, saco un peine y trato de restituir la poca dignidad perdida tapando mi mugrienta alopecia con el atezado mechón de pelo lacio y grasiento.
No es algo metafórico ni poético, tengo cara de pájaro, rostro de ave, soy una jodida tórtola.
Subo al tejado de mi morada.
Escruto el horizonte de azoteas que asoman sobre la superficie de la urbe como picudas madréporas. El ronco grazno de un planeador córvido llama mi atención. Cola acuñada, cabeza saliente, esfínter dilatado. Su vuelo me sorprende por la agilidad y los repentinos cambios de dirección. Tras él, una jauría de fámulas palomas acicala sosegados bisbiseos de aire, expeliendo impunemente sus níveoaceitunadas heces.
Con fogosos anillos de nubes en el confín, diviso como un gorrión alterado genéticamente por la inclemente contaminación,  de pico ganchudo y ásperas garras, baila en círculos con sus alas nítidas y rudas. La elegancia innata en el movimiento de sus extremidades, me deja perplejo.
Padezco una insólita erupción de decoro, libertad y fascinación.
Pienso, contumaz, que quiero ser como ellos. Soy como ellos.
Un cloqueante y metálico bramido exhala de mi garganta.
 -¡Praaak, praaak!- gorjeo de forma refleja.
Es la señal.
Brioso y exultante de energías, subo al alféizar de escasos 30 centímetros de ancho. Extiendo los brazos y cierro los ojos. Respiro y percibo la plenitud del instante. Soy soberano de las alturas. El aire ahora acaricia mi avícola faz. Espero pacientemente la llegada del corriente de aire ascendente. Es la victoria del espíritu libre sobre la materialidad inerte.
Voy a volar.





91 comentarios :

  1. Respuestas
    1. Por supuesto,,,
      Y una paloma en celo, a ser posible,,,

      Eliminar
  2. JaJaja
    Con ese pico puede matar un rinoceronte!!!
    Gracias por las risas.
    Genial como siempre.

    ResponderEliminar
  3. jajajajajajajaja¡¡¡¡ animal ¡¡¡

    ResponderEliminar
  4. Joder Maesen, qué visicitudes más grotescas le pasan a usted.

    ResponderEliminar
  5. cucurrucucu...paloma...
    cucurrucucu...no llores

    las piedras jamas...paloma...
    que van a saber...de amores..
    que una paloma triste muy de mañana le va a cantar
    a su casita sola con sus puertitas de par en par,
    juran que esa palomano es otra cosa mas que alma,
    que todavia la esperan a que regrese la desdichada
    cucurrucucu...paloma
    cucurrucucu...no llores
    las piedras jamas...paloma..
    que van a saber.. de amores..
    cucurrucucu.. cucurrucucu.. cucurrucucu
    paloma ya no le llores..

    ResponderEliminar
  6. Este postio, sensacional, rulará entre mis colegas de profesión.
    Sublime, maestro.

    PD: Recibió mi foto ??

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero, emocionado, la opinión de sus camaradas de trabajo,,,
      Y muchas gracias por su foto. Me será de utilidad,,,

      Eliminar
  7. Una auténtica montaña de mierda, un tema que a pesar de llevar tanto recorrido al igual por la medicina y la literatura, ha rebasado usted las cumbres del asco.
    En especial con la foto.
    Que le aproveche cenarse el pollo que se ató.
    Guácala de perro. FÚCHILA. FOS.(expresiones de asco latinoamericanas)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es precisamente la impresión que buscaba en mis lectores con este post,,,
      Muchas gracias Don Carlos,,,

      Eliminar
  8. Oiga, vaya al veterinario, pues esas alas tienen muy mal aspecto ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Algún cazador furtivo las empapó de cicuta,,,Hijos de puta,,,

      Eliminar
  9. La sordidez alcanzó el máximo esplendor con esta entrada.
    Enhorabuena, Sr. Prepuzio

    ResponderEliminar
  10. Mi corazón al borde ha estado de la parada al ver la foto.
    La 1ª, claro.

    ResponderEliminar
  11. Hoy se ha superado.
    Ahora a ver cómo convenzo a mi señora que me regale un canario hembra por mi cumpleaños... no lo entenderá... no puede...

    ResponderEliminar
  12. Nunca me deja indiferente, y eso se agradece. Aunque hayamos empezado por la mierda hemos acabado por la libertad, en un hilarante recorrido. Gracias!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ahí está la moraleja de tan absurda entrada amigo Luís,,,

      Eliminar
  13. Estimado Amigo Prepuzio:

    Muérase Kafka de envidia... (ups, si ya está muerto...)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amigo Chuan Che,
      Usted y yo sabemos que el gran Kafka no está muerto,,,Lo sabemos,,,

      Eliminar
  14. Como siempre, buenísimo.
    Le dejo un besito^

    ResponderEliminar
  15. Hombre, la próxima vez recoge las heces con un palito y en un bote y las llevas a un laboratorio, que acabo de comerme unos kikos y se me ha revuelto el estómago!
    Yo creo que más que pájaro eres un pajarraco, y de mucho cuidado!
    Y después de la última foto, de observarla detenidamente, creo aún más firmemente en aquello que dice que más vale "pájaro" en mano que ciento volando

    ResponderEliminar
  16. ¿Que tipo de pastillas toma usted?
    Es que quiero un frasco.

    ResponderEliminar
  17. Amigo Prepuzio, sólo diré GENIAL.

    ResponderEliminar
  18. Respuestas
    1. MUCHOO! ó ¡ mucho !, una de estas dos es la continuación de la secuencia,,,

      Eliminar
  19. Oh (y mas oh's!)
    Es usted un angry bird!

    ResponderEliminar
  20. Desde hace unas semanas que me tropezé aqui, vuelvo casi a diario para más.....
    Estupendo!!!

    ResponderEliminar
  21. A juzgar por las dimensiones de las alas, auguro un vuelo accidentado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Correcto,,,Pero tremedamente divertido, se lo aseguro,,,

      Eliminar
  22. Es usted el Torrente místico! jajaja

    ResponderEliminar
  23. Hoy se ha lucido amigo Anastasio.
    Muy bueno, sí señor.

    ResponderEliminar
  24. OHHH my god! Que pico tiene el pájaro!

    ResponderEliminar
  25. Creo que elimino de mi dieta dominical los pollos a last.

    ResponderEliminar
  26. Muy descriptiva la primera parte :(
    Gracias por la risas.

    ResponderEliminar
  27. Que imaginación tiene usted...
    Salu2

    ResponderEliminar
  28. Querido Anastasio, soy Ramona y le quería preguntar: esa última foto es una metáfora de la presa fácil, porque de ser así, me lavo ahora mismo los dientes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya puede ir comprando dentífrico, amiga Ramona,,,

      Eliminar
  29. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar

Amable visitante:
Es usted libre de inmortalizar su interesante opinión y/o vilipendiar al autor de este absurdo blog si lo considera oportuno.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...